VIVIR SIN TANTA TRISTEZA

Hace años, en el metro de Barcelona me topé con un poema impreso en la ventanilla del convoy en el que viajaba.

Desde entonces, como el Guadiana, de tanto en tanto reaparece por alguna parte:

“Vivir sin tanta tristeza.
El corazón nuestro de una vez
va tirando simplemente.
Sin prisas.
Andar. Sólo andar.”

Carmen Alcalde. Hierba fuerte, Ed. “Senda”(?), Barcelona 1995.

Plaça Catalunya direcció Les Corts. 3.06.99/ 13:05