EL FILL DE L’ACORDIONISTA

Sembla que l’edició bona era la castellana ja que bé co-firmada pel mateix Atxaga.

Un dels personatges, el fill de l’acordionista, escriu un llibre: el mateix “Fill de l’acordionista”

Aquest noi, en Joseba, narra la mort de l’amic David i l’esdeveniment “dispara” la memòria cap a la joventut comuna.

Primer una adolescència rural y segon una militància activa a una banda armada: tot i que no ho explicita, clarament la banda terrorista ETA.

Així, un llibre escrit per un dels personatges del mateix llibre.

Aquest recurs ja el coneixem en la novel?la contemporània espanyola i catalana. Potser el cas més adient sigui, com no, “Soldados de Salamina” de Javier Cercas. (podeu veure la crítica al llibre i a la posterior pel?lícula de Trueba a la secció “Otros Textos”)

L’estructura narrativa, diguem-la així, tampoc és una novetat a ala nostra literatura recent, ara bé, sens dubte Atxaga es mou molt bé en aquests espais tècnics.

Tot “El fill de l’acordionista” és un entramat de dues temporalitats: l’actualitat i el passat: la joventut dels protagonistes del text.

Totes dues temporalitats s’entrecreuen constantment i intermitent, mantenint una tensió constant sobre la lectura que dur al lector a llegir i llegir i llegir per saber on conflueixen ambdues temporalitats, ambdues històries: el llibre.

Aquesta cadena, aquest barrejar els dos temps i pràcticament els mateixos personatges és una tècnica que explota magníficament a més del ja esmentat Cercas, el “planetari” Ruiz Zafón a “L’ombra del vent”.

Està clar que la història recent d’Espanya, entengui’s des de la Guerra Civil fins l’actualitat, és una temàtica que no tan sols no passa de moda (sempre parlant en termes literaris), sinó que està a la picota.

Em ve al cap el que probablement sigui la primera o una de les primeres novel?les catalanes en recuperar la memòria recent o en entrellaçar els personatges amb autèntica mestria: absolutament recomanat: “Si te dicen que caí” de Juan Marsé.

Però continuem amb “El Fill de l’acordionista”. Que Bernardo Atxaga és un “addicte” a l’euskera és un tema conegut. Ara bé, “El fill de l’acordionista” aquesta defensa poètica de l’euskera cau, per suposat sempre segons el meu parer, una mica ferrugosa, excessivament explícita i repetitiva.

En alguns paràgrafs hom té la sensació que Atxaga volia introduir, o millor dit falcar, a al seva novel?la la seva postura lingüística i que s’ha obligat a treure el tema cada x línies.

D’acord, pot ser ara faig un gra massa, el cas és que em sembla interessant remarcar aquest excés de, si em permeteu, patriotisme lingüístic.

Val a dir que Atxaga escriu, afortunadament, en euskera i que realment “El Fill de l’acordionista” en la seva versió original ha de ser una exquisitessa plena de matisos que en català (al menys en català) segur que s’han perdut per la traducció.

I és clar. El tema. Suposo que tot i ser una ficció literària, no ha esta gens fàcil per Atxaga tractar el tema del terrorisme. Sens dubte la tremenda sensibilitat que des del 11 de setembre i el 11 de març es manifesta a la societat espanyola al respecte, en el millor dels casos fa que es tracti d’un tema a tractar amb molta molta cura.

Atxaga, directe i frontal, explica la seva història des de la veu narrativa d’un terrorista “penedit”. Per molt que Atxaga humanitzi aquesta perspectiva (tot i que en cap moment la justifica d’una manera oberta), el lector va adonant-se, línia a línia del que la identificació amb la veu narrativa, per altra banda inevitable, el converteix (al lector) temporal i virtualment en el mateix personatge, és a dir que el lector es pot descobrir en la pell d’un terrorista que al final del llibre ja ha purgat els seus crims però que durant una bona part no ha deixat de ser un militant actiu.

Atxaga ja ens havia mostrat aquesta perspectiva a “El hombre solo”, és a dir, terreny sensible en el que Atxaga sap com moure’s.

La fórmula és òptima, una temàtica sempre ben acollida a Espanya, una tècnica que basteix correctíssimament un bon ritme i assegura les dosis mínimes de suspens que enganxa al lector.

Tot plegat conflueix en una novel?la de bon llegir amb el típic saber fer d’Atxaga però que, potser, no compleix del tot amb les expectatives generades per la llunyana Obaba…

Ramiro Tomé
info (arroba) arquera.com

Fuente: Pielago.com

Anuncios

ENRIC SÒRIA: MENTRE PARLEM

Enric Sòria i Parra és un autor valencià nascut al 1958. No és massa conegut: el seu nom no sona massa als cafés literàris però allà on se’l coneix sembla ser que se’l reconeix, se’l valora i se’l respecta.

A mi em va picar la curiositat de buscar-lo i llegir-lo perquè En Javier Cercas li dedica un breu articlet a “Relatos Reales”. Tinc molt bon concepte dels pocs autors valencians que conec (especialment de’n Piera) i no em vaig poder estar.

Abans però vaig investigar una mica… Està clar que Sòria no és, ni moltíssim menys, un autor dels de llibre per any . Tot just un parell de llibres de poemes (“Mirall de miratges -1992- i “Varia et memorabilia” -1984-) i un plec de treballs , traduccions, estudis…

“Mentre parlem” és una col·lecció de fragments que composen un dietari. Ja sabem que tret d’excepcions els dietaris no acostumen a ser betsellers. No estan en la línia, no estan encarats al -diguem-ho així- el “gran lector” sinò que més aviat acostumen a cercar al “lector de a prop”, volen una lectura més intimista no apte pel metro, un lector que llegeixi quatre línies, tanqui el llibre i degusti les paraules, els sons, els significats…

“Mentre parlem” tot i que s’acosta molt a aquesta mena de dietaris, personal i íntim, també és una molt particular finestra a l’època representada: també és d’alguna manera, un document social. És clar… no podem fer general d’un particular i menys d’un com aquest però de cap manera pot deixar de ser un reflex, un ressó, fins i tot no pot deixar de ser una part d’aquella època…

Cal remarcar, a més a més, un magnífic pròleg. Un PRÒLEG en maiúscules pel que cal passar amb un llàpis a la ma per poder pendre nota d’alguns quants punts…

a. “La literatura, per existir, demana al seu destinatari una bona disposició d’entrada, un ànim propici cap a les belles inutilitats, com la conversa lenta o la jardineria”.

b. (referint-se als dietaris coma gènere) “…aquella literatura on sembla confluir en el mateix jo qui diu i de qui és dit”.

c. “NO ignore que el dietari, com a gènere, té també les seues convencions (…) Entre els llbres catalans més o menys recents que he lelgit amb més gust i profit hi ha, per exemple, “bosc Endins”, de Valentí Puig, el “Dietari” de Gimferrer i el brevíssim “Ofici de Setmana Santa” de Rubert de Ventós, que demostra, si calia, que el gènere no està barallat amb la reflexió diguem-ne acadèmica, ni l’apunt amb la profunditat”

d. “Per a un escriptor, al capdavall, el moment de major intimitat és el de la’escriptura”

Què pensarà Sòria sobre l'”Escribir” de Margarite Duràs?

Bé. No puc reproduir les entrades al dietari que més m’agraden (alguns texto realment enormes) perquè són massa llargues per a una publicació d’aquestes característiques, però no puc estar-me de transcriure un parell…

12-IV-84
“L’horror que produïen a Nietzsche els periodistes (tan justificat) avui només el mereixen els polítics encarregats de l’apartat “Cultura”. Comparat amb això el periodisme és fins i tot innocu. brossa de riu”.

I per acabar, la que també és la darrera entrada de “Mentre parlem”:

10-II-85
“Que otros se jacten de las pàginas que han escrito.
A mi me enorgullecen las que he leído”.

Senyors. Cal llegir-lo

Enric Sòria, Mentre Parlem. Edicions 62, Barcelona 1991.
Premi Joanot Martorell 1990

Ramiro Tomé
info (arroba) arquera.com

Fuente: Pielago.com

JAVIER CERCAS: LA VELOCIDAD DE LA LUZ

[texto recuperado de pielago.com]

Cuatro años llevábamos esperando, los lectores de Cercas, su último trabajo. Y por fin llegó: “LA VELOCIDAD DE LA LUZ”, Tusquets editores, Barcelona, marzo de 2005.

EL trabajo anterior, “Soldados de Salamina”, más allá de su enorme éxito de ventas, resultó ser una magnífica e incontestable novela que dejaba el listón realmente alto.

¿De qué trata “La velocidad de la Luz”?

En pocas palabras es, por una parte, la historia de un aspirante a escritor y su relación con un excombatiente de Vietnam, a quien conoce en una universidad americana y, por la otra, la historia del escritor zarandeado por el éxito. Ambas historias le sirven al autor para reflexionar sobre uno de los extremos de la condición humana: la capacidad de infringir el mal, y sobre las consecuencias del éxito social para todo aquel que, consiguiéndolo, erre en su gestión.

Además, y como en “Soldados de Salamina” esta nueva novela se nutre (desde mi punto de vista) del mismo planteamiento formal: el proceso de creación literaria, la relación realidad-ficción y el logro de conseguir que el lector deduzca que el libro que se está escribiendo a lo largo del texto es, precisamente, el que está leyendo.

Este mismo planteamiento formal ha sido usado recientemente en diferentes obras por diferentes autores. Valgan como ejemplo además de los dos últimos trabajos de Cercas, “LA Sombra del Viento” de Ruiz ZAfón y últimamente Bernardo Achaga en “El hijo del acordionista”.

Pero continuemos con “LA velocidad” y vayamos por partes:

La historia descrita en “La velocidad de la luz” coincide, a grandes rasgos con la biografía del autor. Está claro que Cercas “juega” a la identificación autor-narrador, a hacer creer al lector que todo lo está escrito es real, entendiendo como real el hecho que los personajes existan más allá de la novela, que lo narrado sea más o menos cierto, que sea, (ay) verdad.

El incipit ya nos pone en aviso: “Ahora llevo una vida falsa, una vida apócrifa y clandestina e invisible aunque más verdadera que si fuera de verdad”.

A lo largo del primer bloque, las consignas son, me parece, claras:

>

Cercas inserta en los diálogos del personaje escritor y Rodney fragmentos que giran y giran sobre la relación entre la realidad y la literatura, y que convergen en la figura del escritor:

>

La propuesta es clara: el narrador (en primera persona) no es el mismo que el autor. Sin embargo, todos los indicios, a partir de lo narrado, apuntan a la identificación de ambas figuras. Del mismo modo que la Cercas de “Salamina” no era el “Cercas” autor, en “La velocidad” el escritor que narra no es el Cercas que escribe.

Pero… más allá de la táctica formal que Cercas arma para dar cuerpo a su historia, coemntaba que “La velocidad de la Luz” trata sobre dos temas:

1. la historia de un aspirante a escritor y su relación con un excombatiente de Vietnam, a quien conoce en una universidad americana.

2. la historia del escritor zarandeado por el éxito.

Veamos el primer tema:

El escritor sin nombre conoce, en su estancia en la Universidad de Urbana, a un excombatiente de la Guerra del Vietnam.
Valga como nota que no deja de ser extraño que Cercas aborde semejante tema.

Sea como sea, el eje central de este bloque temático es la experiencia de Rodney, el excombatiente, en la Guerra del Vietnam. Cercas se encarga de describirlo antes, durante y después de su intervención en el conflicto y la bruma de lo que el personaje vivió durante su estancia en Vietnam no la descifra sino en pequeñas dosis intentando maximizar la impresión de los hechos narrados sobre el lector.

El opuesto paralelismo con “Salamina” no pasa desapercibido: mientras que en la primera novela, en una situación de conflicto bélico un soldado permite que Sánchez Mazas huya a pesar de tenerlo encañonado, en “La velocidad” un soldado que algunos meses atrás era un civil ejemplar, se transforma en una bestia de matar enrolado en la tristemente célebre Tiger Force.

Cercas planea sobre el tema sin acabar de profundizar lo suficiente, como si narrase intentando no herir sensibilidades…

Cualquier hombre normal y corriente, en determinadas circunstancias puede devenir un asesino descontrolado.

Los textos son, sin duda, escalofriantes, sin embargo, en una sociedad tan harta de conlflictos y de sus descripciones, estos fragmentos no acaban de conseguir transmitir el horror que Cercas intenta hacernos llegar:

En el artículo “Kurtz: De Conrad a Coppola” puede verse un ejemplo de literatura que sí alcanza a transmitir ese horror… Conrad y Coppola lo consiguen en “EL corazón delas tinieblas ” y “Apocalipsis now” respectivamente.

Pero dejemos el “horror” para pasar al segundo tema sobre el que bascula “La Velocidad” y que parece ser, es el que más ha llamado la atención de la crítica y la opinión pública: las consecuencias del éxito.

Cercas intenta retratar una caída en picado del escritor que conoce el éxito:

>

De alguna manera se nos habla de un vago paralelismo entre la deshumanización del hombre-soldado y la des-real-ización del hombre víctima del éxito, y que ambas realidades dependen de las circunstancias y no de sus protagonistas… aunque no parece que Cercas quiera insinuar ningún determinismo existencialista.

Quizá es la parte más floja de la novela. No deja de ser curiosa la repercusión que ha tenido en los medios de comunicación el hecho de que Cercas novele su propio éxito con “Soldados” siendo la parte menos verosímil y menos convincente.

Sin duda, esta última novela de Cercas cosechará un éxito similar al de “Salamina” y, claro está, acaba de consagrar a Javier Cercas como escritor de referencia en lengua castellana.

No en vano cuenta con “la bendición” de nada más y nada menos que de Steiner, y como reza el dicho: “palabra de Steiner: ta adoramos señor”

Ramiro T.

LITERATURA Y CINE: SOLDADOS DE SALAMINA

30 de enero del 39.
La Guerra Civil Española toca su fin.
A unos pocos kilómetros por encima de Girona el santuario del Colell ha sido reconvertido en cárcel militar.

Caída Barcelona, las tropas republicanas se repliegan hacia el norte dudando entre reagrupar sus restos y plantar una última batalla o invertir sus últimas energías en alcanzar la frontera francesa.
En medio del caos…
“alguien toma la decisión de fusilar a un grupo de presos franquistas. Entre ellos se halla Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de Falange, quizás uno de los responsables directos del conflicto fraticida. Sánchez Mazas no sólo logra escapar de ese fusilamiento colectivo, sino que, cuando salen en su busca, un miliciano anónimo le encañona y en el último momento le perdona la vida. Su buena estrella le permitirá vivir emboscado, protegido por un grupo de campesinos de la región, aunque siempre recordará a aquel miliciano de extraña mirada que no le delató”. (Ed Tusquets)

A grosso modo, ésta es la historia que Trueba intenta llevar a la gran pantalla en su 3ª cinta. Ahora bien, en justicia, el resumen de la contraportada ni da buena cuenta de la trama de la novela de Javier Cercas ni muchísimo menos serviría tampoco para explicar el argumento de la homónima película de Trueba.

Y es que hay que reconocer que a Cercas le ha salido una novela redondita, con una estructura bastante más compleja de lo que parece a simple vista y realmente difícil de resumir a la torera. Nos encontramos ante un trabajo articulado sobre dos grandes temas -el proceso de creación literaria y la relación realidad-ficción- y una buena excusa, la rocambolesca y afortunada aventura de Sánchez Mazas.

Podría parecer que, a priori, es una novela demasiado compleja para sacar de ella un buen guión y de él una buena película. Sin embargo ahí entra un Trueba oportuno e inteligente como nunca que ha sabido retomar el tema de la creación literaria, adaptar con solvencia la relación realidad-ficción y comercializar hasta límites insospechados el ya célebre episodio del fustrado fusilamiento de Mazas.

Bien.
Vayamos por partes.

Ariadna Gil es, en Soldados de Salamina, una profesora de la facultad de letras de la Universitat de Girona que en calidad de novelista colabora con algún períodico escribiendo articulos en la sección de cultura.
Recibe el encargo de escribir algo sobre la guerra civil española y lo que acaba escribiendo es un artículo sobre los paralelismos entre la muerte de Antonio Machado en Collioure y el fusilamiento de Sánchez Mazas en el Santuario del Colell. A partir de este artículo y en concreto de la peripecia de Sánchez Mazas, Ariadna Gil se sumerge en la investigación de las circunstancias que acogieron aquellos hechos. El resultado de la investigación ha de ser un libro: un relato basado en hechos reales.

Sin duda uno de los logros de la novela es el espejismo que lleva al lector a deducir que el libro que el personaje va escribiendo a lo largo de la novela es precisamente el que él (ella) se está leyendo…

La historia trataria, pues, sobre un libro que está siendo escrito y que, a su vez, trataría sobre el fusilamiento del Colell.

Sea como sea, la escritura de ese libro, de esa novela, se convierte en el tema principal de la película que interpreta, ay!, una Ariadna Gil no demasiado afortunada en el papel de la profesora escritora Lola Cercas: el alter ego fílmico del alter ego literario de Javier Cercas.

Lola Cercas representa una escritora frustrada colgada de la escritura del libro que no se deja escribir. Posiblemente es uno de los aspectos que más se recordarán y precisamente uno de los perores. Todos los detalles insterpretativos que ayudan al espectador a definir la personalidad y situación de Lola Cercas son demasiado evidentes, casi exagerados, rozando la caricatura y alejándose del tono centrado y verosímil que más o menos acompaña toda la película.

Quizá sea por esta gris interpretación de Gil que destaca la extraordinaria actuación de María Botto en un magnífico papel secundario en el que encarna a Conchi, una tarotista fresca y descarada que significará el contrapunto perfecto del personaje principal.

Pero si Soldados de Salamina de Cercas es una gran novelita y el homónimo de Trueba una gran adaptación (que no es lo mismo que una gran película) no es tanto por la historia que explican sino por las artes que usan para que los lectores y espectadores caigan a cuatro patas en el fantástico espejismo de verosimilitud, es decir para que crean que lo explicado es, salvando el maquillaje de los nombres falsos y alguna “exigencia del guión”, objetivamente cierto, históricamente cierto.

La cuestión no es trivial, Soldados es en buena parte una novela històrica. Ahora bien, ¿es más cierto, es más real lo que explican las novelas históricas que lo explican las novelas de ciencia ficción?.

Soldados es o pretende ser en buena parte, una novela autobiográfica. ¿es cierto o más cierto lo que los escritores narran de sí mismos en sus autobiografías que lo que los biógrafos pudieran explicar de ellos?

Soldados es en buena parte un ensayo periodístico. ¿es cierto o más cierto lo narrado en un ensayo perodístico que lo narrado en uno no periodístico?

Javier Cercas usa todas las estrategias posibles para proyectar –nunca mejor dicho- una pantalla de realidad que empuje al lector a concluir que lo explicado efectivamente es cierto, historia, objetivo…

A lo largo de la novela insiste una y otra vez que pretende un “relato real”, no una novela. Una y otra vez a lo largo de la novela se presentan pruebas más o menos creíbles que pretenden trascender el texto, escapar del libro y convertirse en hechos: artículos publicados en prensa, enfoque de un historiador, testimonios más o menos directos con entrevistas reales a los que fueron de alguna manera protagonistas, documentos de archivo (reales o no) que corroboran o pretenden corroborar las tesis, una libreta que en la novela incluso aparece fotocopiada !!!…

Pero claro, en formato papel una fotocopia tiene un nivel de credibilidad que en la versión fílmica queda diluida. Y es que al cien por cien no es posible casar novela y película (sic) porque ambas artes hablan lenguajes diferentes y se basan sobre estructuras diferentes. Es por eso que la película lo que hace es adaptar a su medio las artimañas usadas por Cercas para dotar de verosimilitud a su novela. ¿Cómo? Pues tirando de hasta cuatro tipos de imágenes que producen diferentes efectos sobre la “lectura” del espectador.
Veamos.
Todos hemos visto alguna vez imágenes del NODO. Todos sabemos que el NODO fueron las únicas “noticias” durante buena parte del franquismo. Y todos tendemos a pensar que lo que explican las noticias del NODO, aunque distorsionado por el filtro gubernamental, era más o menos cierto.
Bien. Pues en la película Trueba inserta imágenes del NODO en las que aparece el personaje Mazas. De este modo insinúa que efectivamente su película es histórica o, cuando menos, basada en hechos reales.
Sigamos
Pero Trueba no sólo inserta imágenes de NODO reales sino que también inserta imagénes de NODO modificadas, rectificadas, “real-izadas” haciéndonos creer una vez más que lo que expresan esas imágenes (creadas en 2003) son tan ciertas (ejem) como ciertas puedan ser unas imágenes de NODO. Genial.
Un paso más
Siguiendo la línea marcada por Cercas, en la película aparecen imágenes de entrevistas reales efectuadas a testigos de los hechos explicados en la película. Por supuesto, estas entrevistas se realizan con el mismo formato de la película y la selección de sus imágenes se incrustan en el núcleo central de la película como si los entrevistados fueran actores profesionales a pesar de que es evidente que los entrevistados o no son personajes “reales”, o son malos actores o son buenos actores que interpretan personajes “reales”. La publicidad y promoción de la película se encarga de dejar bien claro que son lo primero.
Por último Trueba inserta intermitentemente reproducciones parciales del episodio del fusilamiento y las circunstancias que lo envuelven. Estas imágenes responden a dos espectativas, la primera recomponer retales de memoria que Cercas va recogiendo de los diferentes personajes y, segunda, visionar el avance del libro que va escribiendo a partir de los testimonios.

En fin, Soldados de Salamina de Cercas es una gran novelita, formalmente redonda que vale la pena leer con una cierta tranquilidad.
Soldados de Salamina de Trueba, sin ser una gran película es una muy buena adaptación de la novela y tiene méritos propios más que suficientes para merecerse ser vista. Prueba de ello es que el 2 de octubre ha sido elegida por la Academia de Cine para representar a España en los Óscar. Mucha suerte !

Más información sobre la película
http://www.soldadosdesalamina.com/menu.htm

Más información sobre el libro
http://www.tusquets-editores.es/lib_ficha_prn.cfm?Id=1380

Ramiro T.

“LOS GIRASOLES CIEGOS”: UNA ALTRA LITERATURA ÉS POSSIBLE

El 2004 va morir el professor Alberto Méndez, recentíssim guanyador del Premi de la Crítica d’aquell any amb “Los girasoles ciegos”, una novel·la bastida sobre quatre relats d’una humanitat, força i qualitat literària tals que fa pensar que, més enllà del mercat, una altra literatura és possible.

I és que “Los girasoles ciegos” és una sorpresa, una referència, una crua necessitat que cal saciar, que cal llegir.

El primer dels quatre relats ens explica la rendició del capità d’intendència Carlos Alegría als republicans just quan els nacionals estan entrant a Madrid.
Per què es rendeix un capità que, sense conèixer la primera línea de combat, està guanyant la guerra?

La segona història (”derrota” diu Méndez: paraula que en castellà tant significa “derrota” com “camí”) dura i trasbalsadora, és el diari idealista i desolador d’un adolescent que fuig a la muntanya amb la seva dona embarassada. Potent i esgarrifosa descripció de la deshumanització de l’home.
On s’acaba la nostra humanitat?

La tercera derrota ens despulla la justícia que els nacionals executaren al 39, i ens mostra l’enfonsament moral d’uns pares que han perdut el fill a la guerra.
Qui són els vençuts en una guerra fratricida?

El quart relat és la història d’un professor republicà que roman a Madrid tancat dins un armari secret de casa seva fins que un diaca, un religiós, entra en joc retratant el “trist” paper de la doble, triple o quàdruple moral catòlica durant i després de la guerra civil espanyola.
Paraula de Déu?

Aquests darrers anys estem coneixent grans textos emmarcats en la guerra i la postguerra civil espanyola. “Soldados de Salamina” de Cercas o “Les veus del Pamano” de Cabré són referents molt dignes a tenir en compte però que es mouen en altres registres. “Los girasoles ciegos” és una novel·la escrita a foc lent, quatre relats, quatre veus que fan perfecta la tria d’una estructura que li permet independència a cada relat i filar prim a cada història.

No atenem sempre al mateix narrador ni al mateix estil, i aquesta suma de perspectives i mètodes, de distàncies i penya-segats construeixen una certa objectivitat que impacta directament sobre l’emotivitat del lector.

No es pot llegir “Los girasoles ciegos” sense immutar-se, sense posicionar-se com a persona, ni sense admirar com a lector, a poc que s’estigui atent, l’extraordinària qualitat de tots els recursos emprats en aquesta obra.

És un text dur, seriós, que assenyala allà on fa més mal, allà on l’home es converteix en llop per al propi home, un text que neix del desànim i que es resumeix, al final d’un dels relats, amb un vers de Góngora:

“(Som) una infame turba de nocturnas aves”.

S’ha de llegir.

Ramiro T.

Mendez, Alberto
LOS GIRASOLES CIEGOS
EDITORIAL ANAGRAMA, 155 pàg.
12,00 euros.